Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Aïsha  
Aïsha
España
 
         
   
             
   
Aeróbic a pecho descubierto

¿Quieres ponerte en forma? ¿Tonificar tus músculos y decir adiós al estrés desatándote en una noche loca? Éste podría ser el título de los carteles que anuncian los conciertos del joven trío catalán Aishä. En su espectáculo, descaradamente interactivo, bulle una gran dosis de surrealismo, rebeldía juvenil, buen humor, una guindilla picante y mucha gimnasia. Aquí los tienes:

- Yo soy Rafel, tengo la EGB, BUP y COU. Toco la percusión y canto. Soy pianista clásico, aquí donde me ves.

- Yo soy Robert, y no terminé nada de eso.

- Toca el violín, por si alguien no se ha enterado. Por cierto, yo soy Oscar. Toco el bajo eléctrico y soy especialista en hacer ruiditos raros con la voz. Y los estudios... de anatomía básicamente.

Estábamos citados en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para hablar. De pronto vi llegar a tres mozos ataviados con escandalosos chándales y gorros de lana. Mientras otros evadían con discreción el control, ellos fueron interceptados rápidamente para pagar la entrada. Ahí me di cuenta de que eran Aïsha. Ya en otro bar charlamos sobre su primera manufactura “Els Camells no prenen café”(Galileo MC, 03).

Siendo sólo tres músicos ¿Es posible trasladar la densidad sonora del disco al directo?

Robert- Es un enfoque distinto. El disco está lleno de detalles, de instrumentos que se aprecian mejor escuchando la grabación; y en el directo lo que buscamos es que la gente disfrute bailando, saltando, cantando. Hemos cambiado muchas cosas adaptándolas al espectáculo, donde prima la contundencia.

¿Hay programaciones grabadas?

Rafel- Sí, hay mucha programación. Este invierno hemos estado currando en las programaciones electrónicas, porque hasta ahora tocábamos con un batería, pero la formación ha cambiado.

De “Els camells no prenen café” hemos tomado algunas partes, porque las canciones tienen un barullo de cosas que en directo es imposible escucharlas. Hicimos una limpieza general y dejamos lo básico para acompañarlo con percusión.

Hemos trabajado muchísimo con el ordenador. Estamos aprendiendo a programar y escuchamos mucha música, tomando influencias que van desde Madona a Chemical Brothers, Evanescence, Linkin Park....

¿Cambiará el mundo tras la revolución de las galletas?

(Ríen) Oscar- Es que Triqui, el monstruo de las galletas, es casi un dios para nosotros.

Ro- Es nuestra principal referencia cultural.

Oscar- Sí, nos gusta mucho Barrio Sésamo, Ulises 31, el Equipo A.

Ra- Nuestra manera de tocar sorprende a mucha gente, así que si algo cambia, ya sea para bien o para mal, bien hecho está.

Y además filosofía anti estrés.

Ro- Es nuestra filosofía de vida. Aquí estamos, realizando entrevistas y la mar de contentos, de arriba pa´ bajo, tocando, cogemos el coche y nos perdemos por ahí, en verano playita...

O- Aprovechando que tenemos este tipo que Dios nos ha dado. Ya tengo un abdominal. (se echa las manos a la barriga)

Ra- El caso es no estresarse si no hace falta.

Oscar- Una base de buen rollito, disfrutar y hacer pasarlo bien a la gente. Lo que nos gusta muchísimo del directo es el contacto con la gente, ver la reacción que tienen, sudar la camiseta. De hecho nos la quitamos y enseñamos las pechuguitas (ríen)

¿Tenéis experiencia como músicos callejeros?

Ro- Por separado sí que hemos tocado en la calle. Hace dos veranos estuvimos tocando en Granada durante una semana y la pasamos tocando en la calle, no teníamos nada programado, fue por puro placer y conocimos a un montón de gente. Tuvimos bastante éxito y vendimos algunas maquetas.

Ra- Entonces éramos siete músicos.

O- De ahí sacábamos para ir pagando la producción del disco, porque toda la grabación la hemos pagado nosotros.

¿Caro?

O- Carísimo. Dentro de lo que es grabar un disco no nos salió tan caro, pero ahora estamos aprendiendo mucho, precisamente para que nos salga menos caro. Lo hemos ido financiando a base de tocar en la calle, en Tàrrega, etc. Además yo soy miembro de la Asociación de Músicos de la Calle, por lo que he tocado bastante en el Metro.

¿Hay una Asociación de Músicos de Calle en Barcelona?

Sí, el tema de la calle en Barcelona muy difícil, porque te decomisan los instrumentos, aunque parece que ahora se ha frenado un poco, pero siguen decomisando. En el Metro esta situación se ha regularizado bastante. Pero todavía le falta a la asociación mayor apoyo por parte del Ayuntamiento, porque el interés de los músicos ya esta ahí.

Resulta preocupante que a un músico callejero le decomisen el instrumento cuando suele ser quien menos poder adquisitivo tiene.

Ra- Así es como funciona el mundo, al que menos tiene es al que le quitan lo suyo.

¿En qué momento dejó el ser humano de valorar el paraíso en que vivía?

O- Cuando nos creímos superiores al resto de los animales.

Ro- Cuando nos dijeron que el sexo era malo. A partir de ahí la jodimos.

Ra- Nosotros tenemos la suerte de que Robert vive en el campo y nos mantiene en contacto con ese espíritu naturista, con nuestra parte más primate. (ríen)

¿Surge la inspiración en ese ambiente?

Ra- Los temas no saldrían como salen, serían más tranquilos. Lo que hacemos está más orientado hacia la electrónica que hacia el campo.

Ro- La filosofía de nuestra música es compensar un poco el agobio del tipo de vida que llevamos en las ciudades, y que nos vemos obligados a vivir. El buen rollito del que hablamos tiene un motivo, no es sólo ¡Venga¡¡cachondeo! Tanto el campo, como cualquier otro estímulo positivo sirve para esta causa.

Ra- A la gente le hacen creer que tiene que vivir así y se lo cree. Nosotros lo que decimos es que no es la única opción, también existen otras.

O- Claro, nuestra lucha no es decirte cuál es el problema, sino demostrarte que incluso habiendo problemas puedes ser feliz, estar contento, alegre y pasarlo bien. Cuando una persona está trabajando ocho horas diarias y se va a un concierto no le puedes meter el tostón de que el mundo va fatal, eso ya lo ves en el telediario todos los días. Vente a un concierto de Aïsha y te lo vas a pasar en grande ¡Y a disfrutar!

Ro- Y llegarás el lunes al trabajo como una rosa. O mejor no vayas.

Pero te despedirán

O- De eso se trata. (ríen)

Por cierto, ¿Canta un niño en el disco o es alguno de vosotros haciendo de niño?

O- Hay dos vocecitas, la de un niño de 9 años, que apenas hace unos detalles; y la de un abuelo que soy yo. Un día me traje un sampler y ahí quedó. Hago la voz de un niño, cantos armónicos de Mongolia...

¿Y qué cuentas en la canción?

O- (ríe) Mm... Es algo que va directo a tu imaginación.

Ra- La facultad de Oscar es que cuando canta con estas voces no dice nunca nada y todo el mundo se piensa que dice algo.

También hay espacio para una nana.

O- Sí, en “Papaquirze i la panxeta de la Bí”, dedicada a Marc Egea, un músico multiinstrumentista con quien tenemos una relación muy especial. Formaba parte del grupo desde el principio, pero ahora toca en El Pont d´Arcalís. Su mujer Bibiana estaba a punto de tener un hijo al que pensaban llamar Quirze. Así que le dedicamos una canción a “Papá Quirze y la barriguita de la Bí”– de Bibiana-.

¿Le cantaríais esta nana al niño?

Ro- Nos saldría hiperactivo seguro.

¿Y cómo es que aparecen tantos músicos en el disco?

Ra- El productor, que es Xavi Vallés tiene muchos conocidos. Estuvimos 4 meses en el estudio, y todo el que fue pasando por allí dejó su huella.

O- Entre sus amigos y los nuestros salieron cerca de 20 colaboraciones diferentes.

Ro- La filosofía del disco era que en lo instrumental hubiese referencias de todos los continentes, desde instrumentos tradicionales catalanes, hasta instrumentos modernos y electrónicos. Y a partir de ahí a divertirse. Creatividad total.

¿Habéis pensado hacer algo teatral en vuestros conciertos?

Ra- Yo hago teatro, y lo bueno que nos cuenta la gente de teatro que viene a vernos es que todo lo que hacemos no es premeditado, sino que sale en el escenario. Esta mañana estábamos inventándonos una letra para una canción que vamos a estrenar mañana.

O- Ayer estábamos aún con el ordenador arreglando cosas. Si tuviéramos un ordenador portátil estaríamos dos minutos antes del concierto cambiando detallitos.

¿Os disfrazáis en escena?

Ra- ¿Tu crees que yo voy así al curro? (ríen)

Ro- Un poco payasos sí que somos. Nos hemos montado alguna coreografía y nos medio desnudamos en el escenario. Siempre con gracia.

Incluso habéis traducido las letras al castellano para ponérselo en bandeja al público.

Ro- El año pasado estuvimos tocando mucho por fuera, y nos apetecía que la gente nos tuviese más cerca.

¿Qué dirían vuestros niños...

Ra- ¡Yo te juro que no tengo ninguno!

Quiero decir los niños que fuisteis en la infancia ¿Qué dirían al veros ahora?

Ra- El mío diría: ¿pero tú no querías ser ingeniero?

O- El mío diría: qué envidia, jolines, yo quiero ser como tú.

Ro- Y el mío diría: Yo quiero una moto.

Ra – Es que siempre está pidiendo. (ríen)

Entrevista de: Patricio Otero

     
• País
  España
• Nombre oficial
  Reino de España
• Capital
Madrid
• Continente
  Europa
• Idioma
  Español, catalán, gallego, euskera
• Moneda
  Euro
• Religión
  Católica romana
• Gentilicio
  Español
• Gobierno actual
  Rey Juan Carlos I
  Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero