Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Aynur Dogan  
Aynur Dogan
Turquía
 
         
   
             
   
Diario de los enamorados en el Kurdistán

A sus 31 años la cantante kurda Aynur ha grabado tres discos, cantado en cine y televisión, y colaborado con grupos como Kardeş Türküler, Orient Expressions o Nederlands Blazers Ensemble.

Su anterior producción, “ Keçe kurdan” (Resistencia 2004), cautivó a kurdos, turcos y europeos por su elaborada singularidad. No en vano presume de ser la artista con mayor número de arreglistas en un mismo disco. Ahora en “ Nupel” (Resistencia 2005) escribe una “ nueva página” – ésa es la traducción- en su diario de bitácora. Tiene claro qué rumbo desea seguir. Y ojo a la tripulación. En los créditos de “ Nupel” figuran reconocidos arreglistas, compositores e intérpretes de la música de Anatolia.

Llegó exiliada a Estambul cuando tenía 17 años. La prohibición de la música y la lengua kurdas en Turquía no hicieron sino despertar en ella el deseo de recuperar sus raíces. Encontró en el baglama - laúd turco- un fiel compañero para revisar la música tradicional que había crecido escuchando. Aquellas canciones narraban historias de amor truncadas por la guerra o las migraciones, mujeres que eran casadas en contra de su voluntad, familias deshechas...

El pueblo kurdo representa la mayor población mundial sin patria reconocida. Condenados a sufrir el exilio continuo, la cárcel, la censura, la represión o incluso el genocidio en los países que habitan (desde Turquía a Irán, pasando por Siria, Armenia e Irak principalmente), los desposeídos se han aferrado a su tradición oral para sobrevivir. Como dice el refrán, quien canta su mal espanta.

Al finalizar esta entrevista Aynur subrayaba el valor comunicativo de la música: “ No deberías hacer hablar a una cantante, sino escuchar su música. Al final las palabras no dicen nada. Yo me expreso mejor cantando.”

La música de Aynur parece un retrato del Kurdistán. Cruda y árida como las montañas; vital y jubilosa como los bailes tradicionales kurdos. Ella atribuye la riqueza de su música a la extraordinaria diversidad de minorías que existen en Anatolia (vasta región situada en el área central de Turquía) y la influencia que ejercen unas sobre otras. Por ello en su último disco canta en los dialectos kurdos zazaki, sorani y kirmanci además de turco.

Detrás de la doncella guerrera que cantaba en “ Keçe kurdan” (Chica kurda), nos hemos encontrado en “Nupel” con una joven sencilla, humana y cercana que nos habla de las pequeñas cosas, como esas historias de amor que escuchaba de pequeña en las aldeas.

CANCIÓN TRISTE DEL KURDISTÁN.

Nupel está lleno de historias de amor. Pero es un amor oscuro marcado por la tristeza.

Aynur - Tienes razón, has descubierto algo bueno. En general las canciones de Nupel hablan de amor, aunque también de migración. En estas historias los amantes nunca llegan a consumar su amor, por eso destilan tristeza y añoranza.

¿ Por qué esa tristeza en las canciones?

Represento la cultura kurda. Es una sociedad que ha tenido difícil vivir sus amores.

Como las historias que cuentas en “ Eman eman” o “ Sire”.

Eso es. “Eman eman” refleja la tristeza de no poder alcanzar a la amada.

(...) Ella ha convertido mi mundo en oscuridad.

Abandonó los jardines y se fue con el viento aferrado a sus sedosos cabellos.

Sólo me queda el alma, mi corazón ha ardido.

Ella se clavó en mi corazón como la flecha de un arco.

He perdido la cabeza, he enloquecido.

Y “ Sire” es una canción de mujer. Está cantada en el dialecto kurdo zazaki. Sire es una mujer muy guapa que tiene enamorados a todos los hombres. Pero ella elige a un novio despiadado y se echa a perder.

Por allá abajo va Sirin de hermosos ojos y cejas,

me entran ganas de hacerle caso al diablo

y comerme la negrura de sus ojos con pan horneado.

(...) Cuando una mujer valiosa cae en manos de un canalla

se vuelve algo podrido que se le echa a los perros

MUJERES KURDAS.

¿Conoces estas canciones en su versión tradicional?

Sí, claro. Cuando era pequeña las ancianas estaban siempre cantando. Nos han dejado un valioso legado. Las canciones que yo he recuperado son historias reales que se han vivido. Hablan de experiencias personales, leyendas y hazañas del pueblo kurdo.

Entonces, la mujer es a menudo la protagonista.

Efectivamente. En “ Lawike metine”, que es otra una canción de mujer, ella reclama a su amado porque va ser casada con otro hombre al día siguiente. Le está diciendo “ si me vas a llevar contigo, llévame, pero no me engañes”. Pero el novio no aparece y ella se subleva contra el destino. Es una canción compuesta hace 150 años por los kurdos que viven en Armenia.

Y también cantas letras de Siwan Perder como “ Yare”.

Sí. En esta canción el novio desea con tanta fuerza a la amada que tiene celos de todo.

(...) Si alguien se interpusiese entre mi amada y yo

quiera Dios que no vea la primavera, amada desdichada,

que te quedes sorda y ciega.

Siwan Perwer debe ser un músico muy importante para el pueblo kurdo.

Efectivamente. Para los kurdos es el Poeta de los últimos veinte años. Tiene una voz y una interpretación verdaderamente increíbles.

Durante siglos los kurdos han carecido de una tradición escrita. La cultura se ha transmitido de generación en generación oralmente. Aunque en estos días están mejor formados académicamente. Hay un movimiento intelectual importante. Escriben novelas, poemas, cuentos, etc y han creado institutos y escuelas de idiomas.

Has querido retratar un capítulo histórico en “ Daye daye” ¿ verdad?

Es una canción de donde yo nací, una ciudad de kurdos alevíes. En la creencia aleví, por ejemplo, no existen las mezquitas como lugar de culto a Dios. Está cantada en el dialecto zazaki y cuenta una historia sucedida en 1936. Esta ciudad ha sufrido una dura represión por parte de los árabes para mantener su cultura. Es una época de guerra.

ESBOZO DE AYNUR.

Ahora que tienes la oportunidad, ¿Te gusta viajar?

Sí… pero es muy cansado.

¿Dónde vives actualmente?

En Estambul. En pleno centro de la ciudad.

¡Cómo me gustaría viajar a Estambul! ¿Qué me recomendarías?

Lo primero que verías sería el mar, el Bósforo… y después te aconsejaría ver los grandes monumentos y lugares históricos de la ciudad. Si vas a la periferia encontrarás otro tipo de ciudad… diferente (ríe), que también es interesante conocer.

¿Dedicas tu tiempo a alguna otra afición?

Mmmm… la verdad es que no. Hasta ahora nada ha podido superar a la música en mi vida.

¡Cómo me gusta el kurdo!

Bueno, y a mí me gusta el español ¡Qué le vamos a hacer! (ríe).

Entrevista de: Patricio Otero