Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Mad Sheer Khan  
Mad Sheer Khan
Argelia
 
         
   
             
   
Hendrix renace en Oriente

Fascinado por el poder de la música para hermanar gentes y culturas Mad Sheer Khan rescata el legado de Jimmy Hendrix. En palabras de Mad, Hendrix era un chamán– una especie de brujo o druida con poderes sobrenaturales-. La última noche en vida del genial compositor tuvo lugar en el hotel Samarcanda. Un nombre que nos recuerda a la Ruta de la seda, nexo de unión entre Oriente y Occidente. Un camino que Hendrix recorrió con su actitud y el sonido vanguardista de su guitarra, arropados por un profundo mensaje de amor hacia la humanidad.

Mad Sheer Khan (Mahamad Hadi, Argelia-1955), hijo de madre argelina y padre persa, radicado en Francia, se identifica con un Hendrix mestizo que buscó conexiones entre lo oriental y occidental; y lloró, peleó y amó a través de fuerza de los sonidos.

“Samarkand Hotel” (Triton, 02) fue grabado en vivo en el café-concierto francés Le Triton. En él Mad comparte composiciones propias con otras de Hendrix como “Purple haze”, “Voodoo child”o su versión de “All along the watchtower”. Canta algunas de sus letras más fogosas y tañe el dilruba rajastaní (un cordófono frotado de 24 cuerdas) electrificado. Lo acompañan las melodías de la tampura y el harmonium, y percusiones y bases drum&bass. A través del ritmo enérgico y delirantes improvisaciones su espíritu se eleva y contagia al público. Hendrix sigue entre nosotros.

HENDRIX COMO UN HERMANO

Siento una conexión personal con Hendrix. Me siento identificado con parte de su historia. Al igual que yo, Hendrix era mestizo y tenía raíces culturales distintas. Su madre era india cherokee y su padre afroamericano.

Era una persona muy curiosa. Para ser un guitarrista americano de blues, no hubo nadie que en ese momento hiciera un viaje a Marruecos para estudiar la música gnawa.

Jimmy Hendrix es como mi gran hermano. Cuando yo era un chaval él fue quien a través de su música me llevó de mis orígenes orientales hacia el rock y el mundo electrónico. Del mismo modo que otros músicos llevaron el rock hacia Oriente, yo recorrí el camino a la inversa.

UN CHAMÁN ELÉCTRICO

¿Ves un fuerte componente espiritual en su música?

Sí. Para Hendrix salir al escenario era un ritual, y todo lo que allí sucedía formaba parte de la ceremonia, desde la manera de tocar hasta destruir la guitarra al final del concierto. Lo había visto en su familia a través de su madre y abuela cherokee en ceremonias indias de carácter espiritual, en las que se establecía una conexión con lo divino. Destruir el instrumento al final de concierto era una forma de hacer el sacrificio que alguna de esas ceremonias indias requería.

En este sentido, las drogas suponían una ayuda. Hendrix buscaba aquellas drogas que usaban los indios en los rituales para establecer una conexión con planos espirituales superiores.

Para mí Hendrix es tremendamente ritual, porque su manera de tocar es como entrar en un trance ritual. A través de ese trance el instrumento desaparece y sólo queda el músico y el sonido en sí. Al dominar el instrumento se comunica directamente con la gente a través del sonido.

LA IMPROVISACIÓN, LA VIDA Y LA MUERTE

La improvisación es un parte esencial de la música ¿verdad?

Las melodías, la música, la improvisación, tienen un sentido muy espiritual, casi religioso. No se puede desligar la música de su capacidad para unir. La música no existe sin público, sin un feedback constante entre el músico y el oyente. Se puede establecer un paralelismo entre la improvisación y el desarrollo de determinados rezos, en los que la parte inicial es siempre la misma pero no se sabe cómo evolucionará.

Haciendo un símil, el intérprete y la improvisación serían como un arco y una flecha. Se parte de una melodía que conocida. Ése es el momento en el que tensas el arco y apuntas con la flecha. La improvisación comienza cuando disparas el arco y se libera toda la tensión. El arranque es, por tanto, fijo y conocido, y tiene que estar muy bien ejecutado para que el vuelo de la flecha – la improvisación- llegue a donde quieres.

En la música oriental este mecanismo se desarrolla en un plano horizontal. El músico improvisa, escucha el resultado de su improvisación, hace una pausa en silencio, y después recomienza otra improvisación o la evolución de lo que ya había ejecutado. Esta es la manera tradicional de improvisar, con un carácter intermitente. En la sociedad occidental, por otro lado, las improvisaciones se realizan sobre varias capas, y en ningún momento deja de escucharse sonido, no se cuenta con ese silencio como parte de la evolución de la improvisación.

Esto tiene una conexión muy importante con la vida. En las sociedades orientales la muerte está asumida como parte del ciclo de la vida. En las improvisaciones, el silencio representaría la muerte de la melodía, pero también el recomienzo de la siguiente. Mientras que en occidente la música se comporta del mismo modo que ese teatro que se ha montado en torno a la muerte. Escondemos la muerte porque la consideramos obscena o negativa. Por ello cuando una orquesta improvisa nunca se deja espacio para el silencio; cuando se produce es de una forma artificial. Es preferible, desde mi punto de vista, avanzar en el sentido horizontal, contando con el silencio como una herramienta musical, que construir una música hacia lo alto – vertical- con muchas capas distintas y siempre sonando.

HENDRIX: RUIDO Y SENSIBILIDAD

En la música de Hendrix hay ruido y sonidos limpios entremezclándose.

Cuando llegan los cruzados a Oriente toman contacto con el mundo musulmán y traen el laúd a Europa, iniciándose una revolución musical. Aparece otra concepción de la organización de los sonidos. La reforma gregoriana prohíbe determinados sonidos, que son obviamente naturales. Nos encontramos con una moral que dicta qué está bien y qué no lo está, lo que es ruido y lo que es música. Por ejemplo, lo cuartos de tono no se veían estética y académicamente correctos. Esto es algo que todavía arrastramos hoy. Cuando lo cierto es que los cuartos de tono, los sonidos muy ligados, de cambios de frecuencia muy sutiles, nos rodean constantemente.

Hendrix es muy observador y utiliza los sonidos del entorno que le resultan atrayentes. Ya no estamos en un mundo medieval, sino en un mundo industrializado, con sonidos de motores, texturas muy diferentes que siguen conservando - porque siguen siendo naturales- esos cuartos de tonos, esas escalas... Lo que desde fuera quizá se pueda ver como una distorsión de lo natural o algo chocante, en realidad para él es la representación musical de muchos de los sonidos que nos rodean en la vida diaria, a pesar de que ni siquiera en muchas ocasiones seamos conscientes de ellos.

Por eso para mí es fundamental abordar la obra de Hendrix. Porque representa la conexión entre lo natural y lo supuestamente artificial, entre lo antiguo y lo nuevo.

POESÍA EN TIEMPOS DE GUERRA

Pero además tiene un nivel poético muy alto en las letras de sus canciones. No es justo pensar sólo en Hendrix como un instrumentista, ya es difícil considerarlo un gran compositor. Estamos olvidando la intensidad de sus letras. En el tema “1983”trata el tema de la guerra de Vietnam. Identifica los misiles con las barras de labios rojas cayendo sobre el mundo y tiñéndolo de rojo. Son unas imágenes muy poderosas, que transmiten muchísima información y dan contenido a las sensaciones que Hendrix quería transmitir. Hacen eco de la manera de ver el mundo, la perspectiva que había en ese momento, la guerra de Vietnam, la lucha contra las desviaciones políticas... En la letra de “1983”Hendrix expresa su deseo de volver al útero materno y abandonar la raza humana porque está tremendamente desilusionado con su comportamiento. Su música contiene un mensaje de fraternidad, paz y amor. Pero no lo que se entiende como el movimiento de Paz y Amor universal, sino algo mucho más profundo. Hendrix es un artista de élite, que al mismo tiempo tiene un nivel muy profundo, cubre muchas áreas distintas. Para mí es muy importante que su mensaje permanezca.

Las distorsiones, esos ruidos que Hendrix produce con la guitarra, están muy en consonancia con las letras. A pesar de tener un nivel poético tan alto busca llamar la atención y protestar ante una situación. Para Hendrix la distorsión también es una manera de atacar el sonido “estéticamente correcto”. En su momento es muy novedoso. Es algo que no está haciendo nadie más. Y sin embargo apuesta muy fuerte por ello, teniendo momentos de sonidos absolutamente cristalinos y delicados en la guitarra; y al siguiente momento pasando al infierno sonoro de la distorsión.

Fue tan novedoso este fenómeno en su momento, que la propia compañía discográfica incluyó en la portada del disco de Hendrix un mensaje en letras grandes que decía “no somos responsables de la distorsión de la grabación, forma parte de la música”.

LO TRADICIONAL FLUYE EN EL CAUCE ELECTRÓNICO.

Las distorsiones han formado siempre parte del mundo tradicional. Lo vemos, por ejemplo, en un instrumento marroquí cuyas cuerdas son crines caballo, y cuyo grosor es como el de un pulgar humano o incluso más. Cuando se pulsan estas cuerdas – requiere mucha fuerza- suena como cuatro amplificadores Marshall juntos con la máxima distorsión. Como vemos, la distorsión forma parte del mundo acústico. No es cierto que la música y los instrumentos tradicionales estén anclados, siguen evolucionando y sigue formando parte de la música actual, como siempre lo han hecho.

No estoy de acuerdo con relegar la música electrónica, que es un mundo lleno de colorido, posibilidades y emociones, al simple hecho de apretar un botón en un teclado. Se pueden hacer muchas cosas más, música electrónica viva. Tenemos ejemplos de cómo los instrumentos tradicionales se pueden integrar perfectamente, ya que desde la perspectiva acústica contienen estos sonidos que aparentemente sólo son propios del mundo electrónico. La evolución tecnológica de estos instrumentos va a permitir que sigan integrándose en la música como lo han estado haciendo durante los últimos miles de años. La evolución de la música es como una corriente de agua. Por muchas barreras que le pongas, el agua siempre encuentra una manera de continuar.

LA RUTA HACIA SAMARCANDA

¿Cómo acogió la propuesta el resto de músicos?

Celia (tampura, harmonium y bases drum&bass) – El proyecto de Mad de tocar la música de Hendrix fue absolutamente natural, no sólo porque considero a Hendrix una parte natural de la música y la evolución. Después de haber trabajado tanto tiempo con Mad resulta muy difícil diferenciar qué es música tradicional, qué música es de Hendrix y cuál de Mad. Hay una unión muy profunda de las diferentes áreas. Es algo que tenía que suceder inevitablemente.

Mad – Hendrix abrió un camino que en su momento todo el mundo habría de recorrer. Por eso es una influencia tan importante en el mundo actual. Supone también una conexión entre Oriente y Occidente por el hecho de que Hendrix, además de estar interesado en la música oriental, falleciera en el Hotel Samarcanda, con todas las connotaciones y conexiones que esto tiene con la Ruta de la seda y la comunicación entre Oriente y Occidente. Hay una simbología mística muy fuerte en torno a la ciudad de Samarcanda.

Todo esto influye mucho en mi idea de que a pesar de que Hendrix físicamente muriera, se puede introducir una idea de reencarnación, de ciclo, que nos permite a los demás participar de la vida de Hendrix. A través de su música - su legado- participamos de la personalidad de Hendrix, de tal manera que es como si no hubiera muerto nunca.

Con esta idea estimulante de fondo y convencido de esta naturalidad de la música y el camino de Hendrix, quise iniciar el proyecto tocando con gente que jamás hubiera siquiera oído su nombre. Por razones políticas - la intervención de EEUU en Irak por decisión de Bush -, no pude realizar el viaje a Bengala (India) para tocar con los bauls (trovadores místicos y filosóficos). Así que tuve que pedirle a músicos parisinos que participaran en el disco.

Al mismo tiempo decidí que no quería hacer una grabación en estudio sino en estricto directo. Hendrix diferenciaba muy bien entre una cosa y otra. Él era un artista de directo. Y yo quise capturar la parte que me gusta de naturalidad de la música en vivo.

BUSH COMPLICÁNDOLO TODO

¿Por qué no pudiste grabar con músicos de Bengala?

Al producirse la guerra, en todos los países de alrededor evidentemente se levantaron suspicacias y medidas de seguridad. Al entrar una persona de religión diferente se podían producir problemas, así que tuve que abortar el proyecto porque era imposible realizarlo con seguridad.

Yo me manifiesto a kilómetros de distancia de las decisiones políticas. Estoy convencido de la fraternidad humana que siempre ha existido en el ámbito global. Todos somos personas estemos donde estemos. Para mí es lo mismo moverme en términos físicos de un lado a otro en una habitación, que irme de París a Bengala. Pero lamentablemente muchas veces hay que lidiar con problemas locales que te obligan a ejercer tu libertad enclaustrado en una jaula. No he sido el único al que le ha sucedido esto. Cat Stevens quiso viajar a EEUU para realizar un proyecto musical y le han denegado la entrada.

¿Qué pasaría si yo quisiera ahora irme a Bagdad a tocar con los maravillosos músicos iraquíes que hay allí? Sería imposible, por una decisión que no le incumbe a la gran mayoría de nosotros. Para grabar mi nuevo repertorio yo no podía estar esperando a que Bush hiciera algo inteligente y devolviera Irak a como estaba antes.

ORIENTE HORIZONTAL, OCCIDENTE VERTICAL

La música de Hendrix es muy cambiante en cuanto a acordes; mientras que la tuya es más lineal, parece desplazarse sobre una sola nota.

Como sabes, la música oriental tiene un enfoque melódico y la occidental armónico. Por eso ha sido interesante llevar la música de Hendrix hacia el mundo espiritual de Oriente. Podría haber incluido acordes, tal y como se entiende en Occidente, pero he preferido buscar la sensación de acorde. En este disco hay una mezcla de ambas.

En la música tradicional hindú el armonio interpreta una la nota pedal como punto de referencia. Si yo improviso sobre esa nota no se produce ningún acorde. Por ello he incluido varias líneas de bajo electrónicas que crean un efecto armónico similar al de la música de Hendrix. La combinación y el contrapunto entre la nota continua del armonio, estos bajos, la melodía del dilruba y la voz, hace surgir la armonía. Unas veces interpreto con el dilruba la misma melodía que el harmonium; y otras veces dejo que los bajos hagan el acorde. Es como un juego.

¿LA REENCARNACIÓN DE HENDRIX?

Sería bonito tocar con Hendrix.

¿Qué músico de este mundo no desearía tocar e improvisar con Hendrix o Bob Marley, Miles Davis o tantos otros?

Muchas personas han dicho de un modo muy serio que mi música es la reencarnación de Hendrix. Recuerdo un programa radiofónico en el que me lanzaron una pregunta capciosa y con trampa: ¿cómo podía saber con seguridad que mi música es la reencarnación de Hendrix? Y yo respondí igual que lo hizo Juana de Arco cuando le preguntaron si creía en Dios. Ella no podía decir que sí, porque entonces mentiría y sería el Diablo; así que respondió: Si yo creo en Dios, deseo que Dios me mantenga creyendo en Él; y si no creo, espero que venga a darme esa fe. Así que yo di la misma respuesta. No me importa si es la reencarnación o no, lo que quiero es que si efectivamente lo es, se quede mientras estoy tocando; y si no lo es, Hendrix está invitado a venir siempre que quiera.

Entrevista de: Patricio Otero

     
• País
  Argelia
• Nombre oficial
  República Argelina Democrática y Popular
• Capital
Argel
• Continente
  África
• Idioma
  Árabe
• Otros idiomas
  Francés y dialectos bereberes
• Moneda
  Dinar argelino
• Religión
  Musulmane sunnita
• Gentilicio
  Argelino
• Gobierno actual
  Presidente Abdelaziz Bouteflika
  Primer Ministro Ahmed Ouyahia