Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Luis Pastor  
Luis Pastor
España
 
         
   
             
   
“Denuncio la piratería que ejercen las casas de discos”

Nacido, como tantos otros, de la hornada de cantautores que decidió alzar la voz a principios de los 70, el principal valor de Luis Pastor es sin embargo el de haber sido capaz de buscar nuevas vías cuando la fórmula “voz-guitarra” parecía agotada para, sin pretender ser lo que no es, incorporar elementos de otras latitudes y ciertos ejercicios de experimentación sonora que reflejan las inquietudes de un alma incorformista, con el mundo y con su propio arte. África y Brasil se asomaron a Luis Pastor hace ya tiempo y allí se mezclaron con Blas de Otero y Octavio Paz. Prueba de ello es su último trabajo, “Soy”, tercera entrega de su serie de libro-discos en el que colaboran artistas como Martirio, Bidinte, Chico César o Habana Abierta y en el que se incluyen canciones, poemas y dibujos. Expresión de arte y sinceridad al máximo.

“Soy” es tu tercer libro-disco. ¿Qué te gusta especialmente de este formato?

“Soy” completa la trilogía que iniciamos con “Diario de a bordo” y “Por el mar de mi mano”. En todos ellos hay un encuentro de tres formas de expresión, la música, la literatura y el arte gráfico, y esto permite mostrar más tu intimidad, abarcar más recursos para enseñar más de ti mismo. Con mis primeros discos ocurría algo parecido, los vinilos permitían incluir más texto y disfrutar mejor de los dibujos y pinturas, pero con la llegada del CD se perdieron un tanto estas posibilidades, por eso ahora quiero integrar de nuevo tres artes a través de los libro-discos.

No es algo muy frecuente, a pesar del valor que se añade en los CDs a la propia música...

Estos libro-discos son una alternativa a lo que ofrece la industria, que está empeñada en explotar los singles como filón comercial. En realidad, a nivel de industria no importa tanto la calidad del producto que ofrezcas, sino las ganancias que se generen, y de esta forma los discos ya no tienen interés, sólo las canciones. Por eso los CDs están diseñados con muy pocos atractivos, en realidad son concebidos como productos de usar y tirar.

¿Crees, en este sentido, que la industria discográfica podría cierta responsabilidad en el asunto de la piratería?

Más aún, los verdaderos piratas son las discográficas, yo denuncio la piratería que ejercen las casas de discos. La multinacional para la que trabajé hasta finales de los 80 tiene el cincuenta por ciento de los derechos de autor de todas las canciones que escribí y grabé hasta entonces. Eso es verdadera piratería, la explotación auténtica que la industria lleva a cabo contra los artistas, a los que se les exige vender millones para ser alguien. El daño que las discográficas hacen a los músicos es mucho peor que el que pueden provocar los que venden copias en el “top manta”.

¿Cómo se siente entonces trabajando para un distribuidor pequeño como El Europeo?

Dispongo de mucha más libertad, no me rijo por las normas de mercado, asuntos como “Operación Triunfo” y la piratería no me afectan. Estoy al margen de las grandes cifras, vendo casi todos mis discos directamente en los conciertos o a través de Internet, pero a cambio dispongo del privilegio de la cercanía, del contacto con la gente. La mayoría de los que compran mis discos y van a mis conciertos son jóvenes, y creo que éstos tienen hoy menos prejuicios para acceder a la cultura de una forma más directa, menos manipulada. Percibo mucho cariño cuando vienen a hablar conmigo o cuando me escriben. Es el gran error de las grandes discográficas, debían haber mimado a todas las ofertas de calidad que pasaron por sus manos, vendieran lo que vendieran.

¿No sientes nostalgia entonces de la “época dorada” de los cantautores?

No. Mi generación me abandonó en el 78. Aquélla fue en realidad una época difícil, en la que muchos nos sentimos abandonados de nuestras verdades y nos planteábamos constantemente el sentido de lo que estábamos haciendo. Han tenido que venir otros, otras generaciones posteriores para hacernos ver este sentido. El público de los 90 y el que hoy viene a mis conciertos es tan auténtico como lo fue el de los 70.

¿Lo tiene fácil la gente joven que busca respuestas a sus inquietudes?

Hoy existen más medios, la gente puede llegar a donde quiera con mucha facilidad. Pero nadie nos ayuda a descubrirnos en la sensibilidad, sino en la agresividad y el individualismo. Desde el lado de la cultura somos seres libres, es más difícil que nos engañen, por eso precisamente la cultura está sometida y cada vez es más difícil encontrar expresiones culturales auténticas a pesar de que se disponen de medios cada vez más rápidos para conseguirlo.

En tus últimas canciones, más allá de las influencias africanas o brasileñas, se adivina una búsqueda constante de nuevas fórmulas. ¿Te sientes con libertad para afrontar cualquier reto?

Cada disco es en realidad un nuevo reto. Pero en los últimos años trabajo mucho más a gusto y soy capaz de añadir más y más ideas, y supongo que esto se refleja en los discos. Desde “Diario de a bordo” me siento capaz de concebir en el estudio exactamente lo que deseo, de decir al arreglista “quiero esto” y que eso sea lo que aparece en la obra. Me arrepiento de no haber estudiado música cuando pude hacerlo, creo que el proceso de creación me resultaría más sencillo.

De cualquier forma, cuentas con un impresionante plantel de músicos para sacar adelante tus ideas...

Es cierto, es todo un lujo. Cuando voy a grabar un nuevo disco y llamo a los músicos que quiero que participen, la mayoría me preguntan cuándo empezamos a grabar. Además, la producción es artesanal, todo lo que se oye en el disco fue tocado tal cual, no hay trucos de estudio, sólo mucho cariño, y eso genera química entre nosotros. He aprendido a canalizar la energía de los músicos que tocan conmigo y eso me ayuda mucho como ser musical.

Entrevista de: Pablo Bujalance Gutiérrez

     
• País
  España
• Nombre oficial
  Reino de España
• Capital
Madrid
• Continente
  Europa
• Idioma
  Español, catalán, gallego, euskera
• Moneda
  Euro
• Religión
  Católica romana
• Gentilicio
  Español
• Gobierno actual
  Rey Juan Carlos I
  Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero
 
               
 
   
 
  Noticias Luis Pastor publica un álbum con los dúos que grabó en su carrera