Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Korrontzi  
Korrontzi
País Vasco
La música de Korrontzi está enraizada en la tradición de los trikitilaris. Un trabajo cuya protagonista indiscutible es la trikitixa que entra en diálogos intensos con mandolinas, albokas y otros instrumentos de viento, con el acompañamiento rítmico de bajo y percusión. La música pasa de ambientes nostálgicos y muy sentidos a otros dinámicos y saltarines emparentados de alguna forma con los aires de la música celta.
 
         
   
             
   

El País Vasco ha sido y seguirá siendo una fuente inagotable de grandes músicos y excelente música. A los intérpretes que han desarrollado una carrera plagada de elogios y éxitos musicales en su tierra y en todo el mundo, se suma una generación de nuevos y jóvenes músicos cuya bandera es la vigencia de las tradiciones culturales y la incorporación de nuevos elementos y sonoridades.

Korrontzi era el nombre de un trikitilari (intérprete de acordeón diatónico) que cada domingo llegaba en burro a la plaza de un pueblo vizcaíno a tocar su instrumento a cambio de algunas monedas. En su persona, un grupo de estos jóvenes decidió rendir homenaje por medio de música e imágenes, las vidas de los viejos trikitilaris, quienes han mantenido viva una parte de la cultura popular vasca.

El punto de partida de la agrupación Korrontzi fue en 2004 con la unión de Agustín Barandiaran y Mikel Romero a quienes pronto se le sumaron Ander García, Iker Lope de Bergara y Pedro Martínez. El grupo comenzó a girar por diferentes escenarios, festivales y pueblos de la geografía vasca.

En 2006, el proyecto de imagen y sonido de Korrontzi quedó plasmado en su primer trabajo discográfico editado por el sello madrileño Nubenegra. La trikitixa y la mandolina son los instrumentos principales que guían sus canciones, creando su propia visión del pasado sin olvidar del presente y del futuro (incluye una versión remixada de “Belardi”). Pero no son los únicos; suenan también en el disco instrumentos como la guitarra, alboka, whistles, cajón, bajo, batería, txistu y caramillo, entre otros.

El trabajo es impecable de punta a punta. Con piezas instrumentales y piezas cantadas. Haciendo gala de un amplio conocimiento y un profundo sentimiento por su música, la de su País Vasco, Barandiaran y Romero componen la letra y música de todos los temas (excepto de “Sitzes”, que son coplas populares) que reúnen ambientes, sonidos, historias, melodías, anécdotas y tradiciones del pueblo vascuence.

La guinda de la torta de este CD es “Hauspo Soinua” (El sonido del fuelle), un cortometraje que recrea el modo de vida de aquellos viejos músicos que ya quedó atrás hace mucho tiempo en la mayoría de los casos, pero que aún hoy en día podemos recordar y revivir gracias al trabajo de grandes artistas como los de Korrontzi.

Eduardo Manrique

 
http://www.korrontzi.net/
http://www.nubenegra.com/
      Korrontzi