Se necesita un valor.Formato no válido.
 
 
  Pedro Luis Ferrer  
Pedro Luis Ferrer
Cuba
Un verdadero homenaje a la levedad es este rústico disco. Desde la concepción del formato de banda: una “bunga” donde prima la espontaneidad y el libre juego de interpretación por un reducido grupo, hasta los detalles de su realización en el propio estudio del autor, quien hace igualmente los arreglos, la dirección, la masterizacion y las mezclas.
 
         
   
             
   

Un verdadero homenaje a la levedad es este rústico disco. Desde la concepción del formato de banda: una “bunga” donde prima la espontaneidad y el libre juego de interpretación por un reducido grupo, hasta los detalles de su realización en el propio estudio del autor, quien hace igualmente los arreglos, la dirección, la masterizacion y las mezclas.

La intención de desprenderse de cargas acosadoras y pesos innecesarios lleva a Pedro Luís Ferrer a utilizar dos armas eficaces: la risa y la poesía. Con ellas logra soltar al aire asuntos trascendentes ("mi camino comienza en la tristeza, por eso me consuelo bailando mi changüí como si riera") de la mano de una musicalidad igualmente leve y profunda.

Esta musicalidad se genera en la fusión del changüí con el coro de claves, la tonada espirituana y otros formatos recuperados de su región villareña. Igualmente en la utilización de instrumentos simples y emotivos como la marimbula, interpretada por Basilio Perodin (también ejecutante del cajón peruano), el tres, y sobretodo la voz, donde se destaca, aparte del propio Ferrer, su hija Lena.

Las letras nos hablan de lo ideal y de lo propio: Pasar de las reflexiones político-económicas cotidianas ("Fundamento") o de cuestionamientos éticos universales (¿Cómo viviré, mi cholita?) a protestas contra "Maridos majaderos" es algo que solo se logra con la risa y la poesía. De estas herramientas si que se valían los trovadores de antaño.

Y allí esta la originalidad de Pedro Luís Ferrer: Acercarse al origen de la trova; ¡pero realmente!; para descifrarla de manera profunda y devolverle la candidez y picardía que la caracterizan, y que las simples reinterpretaciones no logran del todo transmitir.

Se le agradece a este disco su profunda sinceridad y sobretodo el ser como su autor: consecuente (con la revolución, con la música, consigo mismo). Por eso no vale la pena quebrarse el coco clasificándolo. Simplemente se le debe tener como un elemento clave para tratar de flotar pensando el mundo.

Roberto Dangond

 
http://www.escondidamusic.com/
      Rústico  
               
 
   
 
  Perfiles Pedro Luis Ferrer